El tiempo en: Cádiz
Sábado 15/06/2024  

Andalucía

Se produjeron mejoras en la salud en todo el mundo desde 2010

Las tasas de muerte prematura y mala salud causadas por el VIH/SIDA y la diarrea se han reducido a la mitad

  • Cementerio. -

Las tasas de muerte prematura y mala salud causadas por el VIH/SIDA y la diarrea se han reducido a la mitad desde 2010, y la tasa de carga de enfermedades causadas por lesiones se ha reducido en una cuarta parte en el mismo período, después de tener en cuenta las diferencias en edad y población. tamaño en todos los países, según un nuevo estudio publicado en 'The Lancet' .

El estudio mide la carga de enfermedad en años perdidos por muerte prematura y mala salud. Los hallazgos indican que las tasas totales de carga de morbilidad global disminuyeron un 14,2% entre 2010 y 2019. Sin embargo, los investigadores encontraron que la pandemia de COVID-19 interrumpió estas tendencias a la baja: las tasas de carga de morbilidad aumentaron en general desde 2019 en un 4,1% en 2020 y en 7,2% en 2021. Este es el primer estudio que mide la muerte prematura y la discapacidad debido a la pandemia de COVID-19 a nivel mundial y la compara con otras enfermedades y lesiones.

El estudio revela cómo la esperanza de vida saludable, que es el número de años que una persona puede esperar vivir con buena salud, aumentó de 61,3 años en 2010 a 62,2 años en 2021. Al identificar los factores que impulsan estas tendencias, los investigadores señalan rápidas mejoras dentro de las tres categorías diferentes de carga de morbilidad: enfermedades transmisibles, maternas, neonatales y nutricionales; enfermedades no transmisibles; y lesiones. Entre las enfermedades transmisibles, maternas, neonatales y nutricionales, la carga de morbilidad disminuyó en el caso de los trastornos neonatales (enfermedades y lesiones que aparecen únicamente en el primer mes de vida), las infecciones de las vías respiratorias inferiores, la diarrea, la malaria, la tuberculosis y el VIH/SIDA entre 2010 y 2021, que van desde reducciones del 17,1% para los trastornos neonatales al 47,8% para el VIH/SIDA. En la categoría de enfermedades no transmisibles, la carga de morbilidad por accidente cerebrovascular se redujo un 16,9%, mientras que la carga de morbilidad por cardiopatía isquémica se redujo un 12,0% durante este período.

En cuanto a las lesiones, los años de vida saludable perdidos debido a los accidentes de tránsito se redujeron en casi una cuarta parte (22,9%), mientras que la carga de morbilidad por caídas se redujo en un 6,9%. Los avances en la reducción de la carga de morbilidad variaron según el índice sociodemográfico de los países (una medida de ingresos, fertilidad y educación), lo que subraya las desigualdades. Por ejemplo, la carga de morbilidad por accidente cerebrovascular se redujo un 9,6 % entre 2010 y 2021 en los países con el índice sociodemográfico más bajo, pero disminuyó más rápidamente (un 24,9 %) entre los países con un índice sociodemográfico más alto.

"Nuestro estudio ilumina tanto los éxitos como los fracasos del mundo", afirma la doctora Alize Ferrari, profesora asociada afiliada del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington (Estados Unidos), coprimer autora del estudio.

La investigación presenta estimaciones actualizadas del Estudio de carga global de enfermedades, lesiones y factores de riesgo (GBD) 2021. El estudio GBD 2021 analiza la incidencia, la prevalencia, los años vividos con discapacidad (años vividos con una salud no ideal) y años perdidos de vida saludable a nivel global, regional, nacional y subnacional. Asimismo, presenta estimaciones de salud y pérdida de salud en tasas ajustadas por edad y tasas totales por 100.000 personas.

El estudio proporciona medidas comparables a nivel mundial de esperanza de vida saludable y es el primer estudio que evalúa completamente la carga de enfermedad en medio de los dos primeros años de la pandemia de COVID-19. COVID-19 fue la principal causa de carga de morbilidad en todo el mundo en 2021, representando el 7,4% de la carga total de morbilidad a nivel mundial.

El estudio también examinó cómo la pandemia de COVID-19 afectó de manera diferente a hombres y mujeres. Los investigadores encontraron que los hombres tenían más probabilidades que las mujeres de morir de COVID-19; la tasa de carga de enfermedad estandarizada por edad para COVID-19 entre los hombres fue casi el doble que la de las mujeres. Sin embargo, los efectos secundarios de la pandemia de COVID-19, incluida la COVID persistente y los trastornos mentales, afectaron más a las mujeres. La depresión, que aumentó drásticamente durante la pandemia, era más probable que afectara a las mujeres de entre 15 y 65 años. Si se analizan las diferencias entre los grupos de edad, la COVID-19 causó la mayor carga de enfermedad en los adultos mayores. En el caso de COVID-19, los adultos de 70 años o más tenían más del doble de niveles de carga de enfermedad en comparación con los adultos de entre 50 y 69 años.

El estudio destaca no sólo las enfermedades y lesiones que acortan la vida y causan mala salud, y cómo la carga de enfermedades por diferentes causas ha cambiado con el tiempo, sino que también examina cómo estos patrones difieren entre países y regiones.

GBD 2021 arroja luz sobre las diferentes causas de la carga de morbilidad, mostrando cuáles han mejorado y cuáles están estancadas o empeorando. También cuenta el número de años que las personas llevan una vida sana. La esperanza de vida saludable aumentó significativamente en 59 países y territorios entre 2010 y 2021, con las mayores mejoras en los países que ocupan el puesto más bajo en el índice sociodemográfico, pasando de 52,2 años en 2010 a 54,4 años en 2021. Por el contrario, la esperanza de vida saludable mostró un mínimo cambio entre los países en los niveles más altos del índice sociodemográfico, disminuyendo ligeramente de 68,9 años en 2010 a 68,5 años en 2021.

Los hallazgos sobre la esperanza de vida saludable demuestran que, aunque las personas viven vidas más largas en todo el mundo, no pasan todos esos años con buena salud. Los investigadores descubrieron que las principales causas de mala salud eran el dolor lumbar, los trastornos depresivos y los dolores de cabeza.

"Con el dolor lumbar, la principal causa de mala salud a nivel mundial, vemos que los tratamientos existentes no están funcionando bien para abordarlo", relata Damian Santomauro, miembro adjunto de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Queensland (Australia) y co-primer autor del estudio. "Necesitamos mejores herramientas para gestionar esta importante causa de la carga mundial de morbilidad".

"En cambio, para los trastornos depresivos sabemos qué puede funcionar: terapia, medicación o ambas en combinación durante un período de tiempo adecuado. Sin embargo, lamentablemente la mayoría de las personas en el mundo tienen poco o ningún acceso al tratamiento", afirma. "Teniendo en cuenta cómo la depresión aumentó drásticamente durante la pandemia de COVID-19, es urgente garantizar que todas las personas con este trastorno puedan recibir tratamiento".

Otra forma de entender qué enferma a la gente es observar qué enfermedades crecen más rápidamente. GBD 2021 revela que la diabetes experimentó el crecimiento más rápido entre las diferentes causas de mala salud, lo que los investigadores llaman años vividos con discapacidad. Los años ajustados por edad vividos con discapacidad debido a la diabetes aumentaron un 25,9% entre 2010 y 2021. La mala salud causada por la diabetes aumentó en todos los países y territorios que estudiaron los investigadores.

"La diabetes es un importante contribuyente a los accidentes cerebrovasculares y a la cardiopatía isquémica, que se encuentran entre las tres principales causas de carga de morbilidad en todo el mundo", afirma el doctor Theo Vos, profesor emérito del IHME y uno de los autores principales del estudio. "

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN