Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Lunes 03/10/2022  

El letrado informa

Actualidad sobre productos bancarios “tóxicos”

A partir de ahora se prevé un aluvión de demandas.

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Con respecto a los bonos subordinados convertibles en acciones emitidos en el año 2009 por el Banco Popular, -habiendo sufrido los afectados la conversión obligatoria en noviembre de 2015, asumiendo cuantiosas pérdidas-, después de que la CNMV sancionase con un millón euros a la entidad Banco Popular por una infracción "muy grave" del deber de información al cliente concerniente a la comercialización de este producto, se le suma también la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo, de fecha 17 de junio del corriente, que condena a la precitada entidad por no informar de las características de estos bonos, unos productos "complejos y arriesgados". Ello ha puesto en el punto de mira de los juzgados a la precitada entidad, ya que a partir de ahora se prevé un aluvión de demandas.

Desde este despacho, afeamos que el banco al estudiar las condiciones de cada cliente de forma individualizada con el fin de ofrecer soluciones y alternativas, haya propuesto "soluciones en función de su perfil" a los miles de afectados por los Bonos Convertibles, de modo que a los "menos interesantes” no les ofrecen nada –con la única posibilidad de demandar judicialmente al banco-, mientras que a otros les conceden otras alternativas para recuperar el capital de su inversión; recomendándose iniciar las acciones judiciales oportunas cuanto antes.

Con respecto a los bonos convertibles en acciones “Valores Santander”, -valores emitidos en 2007 por el Banco Santander, convirtiéndose en acciones ordinarias obligatoriamente en octubre de 2012- hay que señalar que el próximo 04 de octubre del presente vence el plazo para reclamar judicialmente la nulidad de dicho producto, habiendo sido multado por la CNMV por la mala praxis en la venta del mismo, existiendo abundante jurisprudencia estimando su nulidad por incumplimiento del deber de información al cliente al tratarse de un producto complejo, y por ende, recuperando el capital invertido.
Pese a todo ello, y a pesar del fiasco de los “valores” esta entidad está vendiendo en la actualidad productos estructurados.

TE RECOMENDAMOS