Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Martes 28/09/2021

Andalucía

Abierta a consulta pública la revisión del Plan Hidrológico del Guadalquivir 2022-2027

La gestión de la demanda en un contexto de cambio climático, la lucha contra la contaminación difusa y la atención a Doñana, los aspectos más relevantes

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Regadío.
  • El Programa de Medidas contempla la ejecución de 789 actuaciones para los próximos 6 años
  • Este programa se ha confeccionado dando un mayor impulso a las medidas ambientales de restauración existentes
  • El tratamiento especial a Doñana y su entorno se pone de especial relevancia en el futuro plan de cuenca

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha lanzado a consulta pública el proyecto del Plan Hidrológico del Guadalquivir para el horizonte 2022-2027, tal y como establece el marco normativo en la gestión del agua en esta cuenca.

Se abre así un periodo de seis meses en el que todos los agentes interesados podrán conocer el borrador del Plan y plantear observaciones y/o sugerencias para enriquecer el documento. Tras este proceso de participación y debate públicos, el Consejo del Agua de la Demarcación Hidrográfica Guadalquivir (máximo órgano de planificación de la cuenca) elevará el documento resultante al Consejo Nacional del Agua que, previo informe favorable, lo remitirá al Gobierno a través del MITECO para su aprobación definitiva mediante Real Decreto.

Los documentos -Memoria, Anejos, Normativa y Evaluación Ambiental Estratégica del Plan Hidrológico y del Plan de Gestión del Riesgo de Inundación- se encuentran disponibles desde hoy mismo para su consulta y descarga en la web de la CHG, en el siguiente enlace: https://www.chguadalquivir.es/tercer-ciclo-guadalquivir

El Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir constituye la piedra angular sobre la que se apoya la gestión de los recursos hídricos para alcanzar los objetivos de la planificación hidrológica: conseguir el buen estado y la adecuada protección del dominio público hidráulico y de las masas de agua, satisfacer las demandas y lograr el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial, incrementando las disponibilidades del recurso, protegiendo su calidad, economizando su empleo y racionalizando sus usos en armonía con el medioambiente y los demás recursos naturales.

Principales aspectos del nuevo borrador

El Proyecto de Plan Hidrológico del Guadalquivir 2022-2027 supone la revisión del actual Plan vigente, aprobado el pasado 2015, que actualiza la información disponible y mejora determinados aspectos de la gestión.

Entre otros, la gestión de la demanda en un contexto de cambio climático. Por su situación -la más meridional de las grandes cuencas europeas- y la enorme variabilidad de sus recursos -3.163 hm3 para 875.000, 402 hm3 para abastecimiento y 109 hm3 ha para uso industrial-, la cuenca del Guadalquivir está obligada a mantener un equilibrio siempre difícil, apoyado en el conocimiento de la hidrología, la contención del consumo, el manejo cuidadoso de la infraestructura y una estrecha coordinación entre la administración y los usuarios.

En esta revisión se ha incluido por primera vez el Anejo (15) sobre Cambio Climático, que incorpora los estudios y estimaciones de reducciones de aportaciones y de la recarga de acuíferos del CEDEX; los análisis de presiones, exposición, vulnerabilidad y riesgo realizados por la Universidad Politécnica de Valencia; y la disminución de la garantía. Además, se ha incluido en la Normativa un artículo específico de adaptación al cambio climático (artículo 3) y en los Programas de Medidas se incluye la medida de realización de un Plan de adaptación al Cambio Climático vinculado a la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y al Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC).

Con igual hincapié se aborda la lucha contra la contaminación, especialmente la difusa originada por nitratos, principalmente de origen agrario. Existen 2.784.285 hectáreas cultivadas (48,7% del total de la cuenca). Las masas de agua en zonas de uso agrícola tienen mayor riesgo de contaminación por el uso de fertilizantes y productos fitosanitarios, con el consiguiente riesgo de contaminación, especialmente importante en los acuíferos por su persistencia. El 36% de las masas de agua presentan presiones de fuentes difusas de la actividad agrícola.

La revisión del Plan establece en su Normativa los umbrales máximos de excedentes de nitrógeno, por hectárea y año, en las masas de agua subterránea que se encuentren en mal estado químico por nitratos. Dichos límites máximos serán los que conduzcan al logro de los objetivos ambientales y deberán ser considerados por las autoridades competentes en agricultura de cara a la revisión de sus programas de actuación. También en el Anejo 5 (Registro de Zonas Protegidas) se incluyen tablas que identifican los códigos de buenas prácticas agrarias y los programas de actuación de obligado cumplimiento en las zonas vulnerables.

Para implementar el uso sostenible del agua, el borrador del proyecto de Plan prevé una reducción de las asignaciones de recursos en 102,26 hm3 para el año 2027. En este sentido, el documento recoge que no son compatibles con el Plan Hidrológico nuevas concesiones o modificaciones de características de los derechos existentes que impliquen un incremento de la superficie regable o volumen de riego (artículo 16 de la Normativa). Conforme a los Objetivos de la estrategia España Circular 2030 y el Plan DSEAR, el Plan del Guadalquivir sigue apostando por la reutilización con una nueva reserva de 20 hm3, que se sumará a la reserva actualmente en trámite.

El tratamiento especial a Doñana y su entorno se pone de especial relevancia en el futuro plan de cuenca, más aún cuando el pasado 24 de agosto, la CHG declaraba las masas subterráneas “La Rocina", "Almonte" y "Marismas" como en riesgo de no alcanzar el buen estado. Para el más conocido de los Espacios Naturales Protegidos del Guadalquivir, el borrador plantea diversas medidas. Entre ellas, la sustitución de aguas subterráneas por superficiales, como en la conexión de Matalascañas con la ETAP de Palos; continuar con el control exhaustivo y constante de los riegos legales y la eliminación de los ilegales; el recrecimiento del embalse del Agrio; la nueva EDAR de Matalascañas; mejoras en la depuración de grandes núcleos que vierten al estuario, como Sevilla, y en los menores de 10.000 habitantes que vierten directamente a Doñana, con depuración con tratamiento terciario; la reubicación de sondeos de abastecimiento; la recarga artificial de acuíferos hasta un total de 18 con una inversión conjunta de 177 millones de euros. Este programa y el desarrollo de la declaración según prevé el artículo 56 de la Ley de Aguas deben permitir que el conjunto de sus masas de agua alcance el buen estado en 2027.

Con respecto a los caudales ecológicos, se generaliza su cumplimiento en las infraestructuras y puntos de control establecidos, y se habilitarán mecanismos para su cumplimiento en todas las infraestructuras de la CHG, manteniéndose un seguimiento adaptativo de su efectividad a lo largo del presente ciclo de planificación.

789 actuaciones a ejecutar en los próximos 6 años

El Programa de Medidas del Plan Hidrológico constituye, junto con la Normativa, el elemento esencial que ha de contribuir a la consecución de los objetivos ambientales. En el horizonte 2022-2027 se ejecutarán un total de 789 actuaciones, entre las que destacan las destinadas a reducir la contaminación puntual, para lo que se desarrollarán 496 actuaciones. A destacar también por su número, las 86 medidas relacionadas con la Gobernanza y las 41 actuaciones planificadas para la prevención de inundaciones en la cuenca.

A diferencia de los ciclos anteriores, el programa de medidas del Plan del tercer ciclo se caracteriza por no tener escenarios de ejecución más allá del año 2027, por lo que el compromiso de ejecución de las medidas plasmadas en él tiene dicho año como fecha de ejecución máxima y efecto en el estado de las masas de agua.

Otro aspecto diferenciador es el profundo análisis de las medidas realizado. Durante el seguimiento del plan del segundo ciclo se ha llevado a cabo anualmente un control y revisión de las medidas existentes, desechando medidas obsoletas que venían arrastradas de ciclos anteriores y manteniendo tan solo aquellas medidas necesarias para el logro de objetivos.

Además, este programa se ha confeccionado dando un mayor impulso a las medidas ambientales de restauración existentes, pasando gran parte de ellas a estar finalizadas o en ejecución. Otro aspecto que destacar es la incorporación de medidas relativas a la gobernanza, que permitirán tener un mayor conocimiento y mejor manejo de los problemas existentes en la cuenca.

Planes Hidrológicos de Ceuta y Melilla

Asimismo, también se ha publicacado en el BOE el proceso de consulta pública del proyecto del Plan Hidrológico de Ceuta para el horizonte 2022-2027, así como el del Plan Hidrológico de Melilla para el mismo periodo. El Proyecto de Plan Hidrológico de Ceuta 2022-2027 trata la calidad de las aguas costeras de la demarcación, afectadas por la contaminación puntual de presiones tales como las aguas vertidas que provienen de los hogares no conectados, el rechazo de la desaladora y la actividad del puerto de Ceuta, uno de los de mayor tráfico del Mediterráneo. 

Otro aspecto clave del borrador lo constituye el mantenimiento de la garantía de suministro. Si bien puede considerarse que la garantía para el abastecimiento en la demarcación hidrográfica de Ceuta se encuentra asegurada, hay que ser conscientes de la dependencia de la desaladora, al no existir recursos naturales suficientes. Los trabajos de ampliación e integración de la infraestructura han permitido aumentar en 10.000 m³/día la producción de la planta, de tal forma que ha pasado de desalar 22.000 m³/día de agua de mar a 30.000 m³/día.

Al mismo tiempo, se han aprovechado estos trabajos de ampliación para instalar un nuevo sistema de postratamiento para el conjunto de la planta, que permitirá asegurar los parámetros de calidad del agua desalada. Asimismo, se ha integrado la ETAP con la desaladora, permitiendo garantizar el suministro en todas circunstancias, con la adecuación de la tubería actual y la construcción de una segunda tubería.

En la misma línea, se plantea continuar con la trayectoria de reducción de pérdidas consiguiendo pasar del valor estimado de 48% en 2011, hasta el 40% en 2015 llegando a un nivel próximo al 25%.

El Programa de Medidas del Plan Hidrológico constituye, junto con la Normativa, el elemento esencial que ha de contribuir a la consecución de los objetivos ambientales. En el horizonte 2022-2027 se ejecutarán un total de 63 actuaciones. De ellas, se han planificado 30 para la prevención, protección y preparación ante episodios de inundaciones. Otras 13 están configuradas para la mejora del abastecimiento, reduciendo las pérdidas en las redes y contribuyendo a la satisfacción de la demanda de los usuarios. También destacan las 5 medidas que tienen como objetivo principal reducir la contaminación por vertidos urbanos. En este sentido, el documento prevé mejoras en la red de saneamiento, nuevos colectores, así como actuaciones en la EDAR de Benzú.

El Proyecto de Plan Hidrológico de Melilla 2022-2027 destaca el mantenimiento de la garantía de suministro. Melilla tiene un consumo que se aproxima a los 400 litros por habitante y día, muy superior al que corresponde a una ciudad de su tamaño, debido tanto a pérdidas en las redes de distribución como a determinados hábitos de consumo.

En la demarcación hidrográfica no existen recursos naturales suficientes para la satisfacción de las demandas y hay, por tanto, una fuerte dependencia de recursos no convencionales y en particular de la desalación. En la actualidad, la planta desaladora se encuentra en funcionamiento desde el 2007 y aporta 7 hm³/año de agua desalada por ósmosis inversa en los depósitos de distribución urbana. Trata un volumen máximo de 44.450 m³/día, produciendo un caudal de agua potable de 19.948 m³/día.

De cara a este tercer ciclo de planificación adquiere especial relevancia el seguimiento del estado de las masas de agua y del avance y eficacia de los Programas de Medidas. Si del análisis de dicho seguimiento se desprende un desajuste en la reducción prevista de la brecha existente para alcanzar los objetivos ambientales, deberán establecerse medidas adicionales en la línea de lo previsto y establecido en el artículo 11.5 de la Directiva Marco del Agua. La principal medida prevista es la realización de pantallas en el subálveo del río de Oro para la recuperación ambiental del cauce acorde con los informes previos del IGME.

El Programa de Medidas del Plan Hidrológico constituye, junto con la Normativa, el elemento esencial que ha de contribuir a la consecución de los objetivos ambientales. En el horizonte 2022-2027 se ejecutarán un total de 63 actuaciones. De ellas, se han planificado 31 para la prevención, protección y preparación ante episodios de inundaciones. Otras 12 están configuradas para la mejora del abastecimiento, reduciendo las pérdidas en las redes y contribuyendo a la satisfacción de la demanda de los usuarios. También se contemplan otras destinadas a reducir la contaminación por vertidos urbanos.

Entre otras actuaciones, el Programa prevé mejoras en la red de saneamiento y una nueva red de saneamiento entre la carretera del Cuartel de Valenzuela y la EDAR.

COMENTARIOS