Quantcast
El tiempo en: Cádiz
02/10/2022  

Barbate

Miguel Molina: “Mi deseo es que quien quiera trabajar en Barbate, tendrá trabajo”

El alcalde de Barbate, Miguel Molina, analiza la situación del municipio a menos de un año para que se celebren unas nuevas elecciones municipales

Publicidad Ai Publicidad Ai

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

  • "Quiero ser cauto porque no depende de mí, depende de un tercero. Todo apunta a que sí. Presentó los papeles, compró la parcela, tiene la licencia"i
  • "La primera vez que entré al Ayuntamiento le pregunté al interventor cuál era la deuda y me dijo que ni lo sabía, ni yo la iba a saber nunca"
  • "En ocasiones me recuerdan que, por ejemplo, en la Feria del Carmen se iluminaban todas las calles.. claro, de ese despilfarro tenemos la losa de hoy"

En menos de un año regresan las elecciones municipales y se nota. Tras una legislatura marcada por la pandemia y la crisis de Ucrania, el alcalde Miguel Molina nos habla de los proyectos que deberían ver la luz, de la situación económica y de su gestión. Él es consciente de que viene un año duro donde desde la oposición se le va a criticar y a atacar, sobre todo en redes sociales hasta la saciedad. Aún así lo tiene claro, “Barbate, a pesar de la situación económica que me encontré, está mucho, pero mucho mejor que cuando entré a la Alcaldía”. .

Me pueden decir muchas cosas, pero no permito la corrupción. Lo que no me gusta es que entren en mi vida personal porque yo la mantengo al margen. Cuando alguien dice cosas muy duras olvida que detrás de Miguel Molina hay personas a las que se les puede hacer mucho daño y de forma injusta

 

Feria del Carmen, ahora Cabo Plata… ¿Buen verano tras la pandemia?

–Por lo pronto con muchas ganas de vivir que tiene la gente. Ganas de afrontar un nuevo ciclo tras la pandemia. Es un verano repleto de muchas actividades, tanto culturales como deportivas, para todas las edades y gustos. Recuerdo que cuando entré de alcalde, la mayoría de los coches que entraban a Barbate se dirigían a Zahara de los Atunes. Hoy son muchos los que se quedan aquí. Julio y agosto son meses en los que tenemos garantizado el turismo, aunque debido a la crisis derivada de la Guerra de Ucrania, no sabemos si van a gastar mucho o no… El año pasado, tras la pandemia, el turista gastó mucho dinero, pero este año hay más miedo a gastar. Aún así, confío en que hosteleros y comerciantes tengan un gran verano. Se plantea un verano bonito aunque el viento no lo podemos controlar… (risas).

Entonces, ¿tiene usted algo que ver con que sople el levante?

–Con José Levante sí porque le conozco (risas). 

Es que a menos de un año de las elecciones municipales, la tensión política crece tanto que ya le culpan hasta por el viento...

–Seguro, seguro que también es culpa mía.

Cerramos los ojos y nos situamos en el próximo verano, ¿estará el Cine Avenida abierto o habrá un hotel a punto?

–El Cine Avenida, si no se tuerce la situación, a finales de año, principios del que viene, tiene que estar ya funcionando. Hemos tenido mala suerte porque el adjudicatario de la obra no ha podido hacer frente al incremento de los precios. Es algo que está ocurriendo en toda España, con obras desiertas o paralizadas porque el coste de materiales y energético se ha disparado y varía de un mes a otro. Aquí hemos alcanzado un acuerdo y el Ayuntamiento va a incrementar la inversión inicial en base al Real Decreto del Gobierno que nos permite llegar a un 20 por ciento. Haremos un esfuerzo mayor.

¿La obra está paralizada?

–Sí, ahora trabajamos para ultimar los detalles para paliar ese incremento de precios con el objetivo de que se retomen y concluyan a finales de año.

¿El hotel?

–Están terminando de vender las participaciones. Y se estima que la obra comience entre septiembre y octubre. Pero vuelvo a decir, no quiero adelantarme a nada. Quiero ser cauto porque no depende de mí, depende de un tercero. Todo apunta a que sí. Ha presentado los papeles, compró la parcela, tiene la licencia… pero ya no me fio hasta que lo vea con mis ojos.

¿Ha escarmentado tras esa famosa foto en la parcela?

–Sí, porque pensaba que cuando alguien lo tiene todo consolidado, lo culmina.

Con esa foto, imaginamos que su intención no era mentir al pueblo, ¿no?

–Para nada, sabíamos que íbamos a ganar las elecciones con mayoría holgada, pero me hacía mucha ilusión empezar el primer gran hotel de Barbate. Y se va a hacer, pero en aquel momento pensé que si una persona compra la parcela, adjudicada tras pagar 250.000 euros en la subasta, hace un proyecto de demolición y lo ejecuta, paga a los ‘ocupas’ para que se vayan, realiza un cerramiento… lo lógico es que se ejecutara. Gastarse más de 250.000 euros para no llevarlo a cabo no me imaginaba que pudiera ocurrir. Desde ahí soy mucho más cauto y reservado en este tipo de cosas. Así que hasta que no se levanten las estructuras, precaución (risas).

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

¿Cómo va el Parque Infanta Elena?

–Allí se ubicará el centro multicultural, con su biblioteca de barrio para acercar la cultura a las barriadas y ese sitio es el ideal al estar rodeada de ellas. Contará con dos salas de formación y una sala de estudios.

Pero, ¿cómo va la obra?

–Estimo que en un par de meses estará terminada. Lleva a parte dos camerinos y unos bastidores (backstage), y su zona de escenario. También se va a licitar, dentro del parque, una zona de chiringuitos de cerca de 300 metros de ocupación, así como un módulo para los vecinos de la barriada para que ejerzan sus actividades y colaboren en su mantenimiento. Creo que será un proyecto muy bonito, con zonas de ocio, zonas culturales, zonas familiares… con el objetivo de tratar de recuperar su antiguo esplendor o al menos gran parte de ese esplendor.

Bueno, habla usted de un antiguo esplendor pero de aquel despilfarro vienen las deudas de hoy...

–Claro, es lo que digo a veces. En ocasiones me recuerdan que, por ejemplo, en la Feria del Carmen se iluminaban todas las calles… claro, de ese despilfarro tenemos la losa de hoy.

Se recuerda a los artistas que venían pero no se es consciente de que no se pagaba la Seguridad Social, ni a Hacienda, dejando un boquete enorme en las arcas municipales…

–Claro, no se pagaba nada de lo importante. No se pagaba lo básico. Esa pelota está aquí, aunque ya por fin la tenemos cuantificada. La primera vez que entré al Ayuntamiento le pregunté al interventor cuál era la deuda y me dijo que ni lo sabía, ni yo la iba a saber nunca..

¿Y no le entraron ganas de abandonar y cerrar la puerta?.

–(Risas) Pues no te creas (risas). No, mi idea fue luchar por contar con interventor de carrera, especializado en temas económicos y que nos ayudase un poco a solventar esa situación. Normalmente la deuda es viva porque acarrea siempre una serie de intereses y muchas veces no se reflejaba en la contabilidad, como cuando pedías un certificado te venía una cantidad que ya era otra al mes siguiente. Gran parte de esa deuda no aparecía reflejada y en el Ministerio de Hacienda no la tenían reconocida hasta que la llevamos al fondo de reordenación, para lo que tuvimos que cuantificarla, que era lo importante. Son unos 70 millones entre Seguridad Social y Hacienda, doce millones que se quedaron sin pagar en 2012 de un préstamo financiero del Gobierno para el pago a proveedores que tampoco se pagó… A eso hay que añadirle dos sentencias judiciales, además de otra subvención que se nos reclama y que es de época anterior. Es decir, unos tres millones de euros más. Hablamos de unos 85 millones de euros de deuda y eso que hemos pagado casi cuatro millones a Hacienda, dos millones a Diputación, un millón de Reindus que se pidió para la subestación eléctrica, la deuda con la Mancomunidad de la Janda. Es decir, el montante rondaba los cien millones de euros que es lo que todo el mundo estimábamos.

¿Ahora mismo cien millones?

–No, eso cuando entramos. Ahora unos 85 millones de euros.

Si le pregunto si ha mejorado la situación económica desde que usted entró ¿qué me contesta?

–Ha mejorado muchísimo. Porque entre otras cosas, una gran parte de la deuda está paralizada. Unos 63 millones no generan intereses. A parte de lo que ya hemos pagado.

Aún así la situación económica es muy mala ¿no?

–Hombre, claro. Y eso es lo que trato de explicar a los vecinos y vecinas, porque hay quien piensa que por tener más concejales puedo hacer el triple y no es así. Gobernamos un pueblo con muchas deudas, nos cuesta llegar a final de mes. Cada vez tenemos más liquidez pero estamos muy atados. Ahora el mayor esfuerzo lo estoy haciendo en cultura con el cine y el parque.

Sinceramente, ¿se imaginaba que sería tan complicado sacar un proyecto hacia adelante?

–En estos últimos años está costando por muchas razones. Está la pandemia, la crisis, la situación del propio Ayuntamiento, pero es que creo que tenemos tanto volumen de trabajo, tantas cosas sembradas, que tarda en salir. La burocracia es muy lenta. Llevo con el plan de vivienda desde el año 2018 y ya estamos en el último estadio. Falta que la Junta lo licite. Hablamos de 201 VPO y 103 de renta libre. La verdad es que está costando trabajo sacar los proyectos pero porque hay mucha cantidad, y ese quizás ha sido mi error. Me tenía que haber centrado en tres y haberlos sacado ya. A día de hoy hay alrededor de quince proyectos en marcha, que ya están sembrados y uno de ellos, el de Bogaris (El Següesal), supondrá unos diez millones de euros en tasas municipales. Hay otro similar… Y claro, yo no he visto diez millones de euros libres en los siete años que llevo de gobierno. Es decir, hablamos de una verdadera revolución económica para el municipio.

¿Confía en que salga adelante?

–Claro que sí, confío en que salga ese y el resto. Y confío porque, y ese es otro motivo por el que se retrasan, estamos siendo tan escrupulosos en todos los procedimientos de tramitación para evitar que se tumben en los tribunales por defectos de forma, como es habitual que ocurra en la localidad. Los que denuncian, como Ecologistas en Acción y otros colectivos, no te vencen porque tengan razón, sino porque se ha fallado en algún punto de la tramitación administrativa. Y claro, no quiero que eso ocurra, de ahí que seamos muy escrupulosos para que no nos cojan por un defecto de forma y se pueda ejecutar. Proyectos que se ejecutarían muchos de ellos, tengo que decirlo, de la mano con la Junta de Andalucía con la que estamos trabajando muy bien.

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

Si le digo que estoy en contra del Següesal, ¿qué me contestaría?

–Hombre, el que esté en contra del Següesal lo que puede encontrarse dentro de quince años si no se lleva a cabo este proyecto es una masificación de viviendas ilegales en esa zona. Incluso amparadas algunas por la ley porque se podría reparcelar y venderse por parcelas individuales. Y ese sería su futuro, viviendas irregulares, sin alcantarillado, sin agua, sin nada…

Porque el proyecto no está dentro del parque natural...

–Efectivamente y son parcelas privadas, sin servidumbres. Además, el proyecto de El Següesal se ejecutará a una densidad mínima y con todas las infraestructuras necesarias, sin olvidarnos de que el municipio se quedará con cien hectáreas. Es decir, recuperamos 100 hectáreas para el municipio de Barbate, que lindará con el parque y se trabajará con custodia del territorio, de forma sostenible e introduciendo actividades deportivas, lúdicas, complementarias con el proyecto y con el propio parque.

Cambiando de tema, la Asociación de Vecinos Costa de la Luz de Zahora es muy crítica y beligerante con su gestión e insiste en demandar más servicios…

–Son beligerantes con todas las administraciones. Pero tengo que decir que como ocurre con los ecologistas, no solo hay un grupo, pero ocurre que los que más critican son los que más se escuchan. En Zahora ocurre eso. Los proyectos que planteamos están basados en el desarrollo sostenible, lejos del parque y del litoral, sin embargo usan el populismo poniendo el proyecto en lo alto del faro. Es una manipulación

En cuanto a los servicios que demandan, ¿se pueden poner en marcha?

–Sí, pero no es sencillo. Hay muchas viviendas irregulares, algunas en zona de costa o de especial protección. Estamos trabajando con un técnico que hemos contratado, y ellos lo saben, para desarrollar las infraestructuras necesarias como el alcantarillado, agua potable, fibra óptica, iluminación, etc, La idea es poner el proyecto y firmar un convenio con los vecinos para que asuman el coste, porque lo que no puede ser es que, como a veces han pretendido, que el pueblo de Barbate asuma ese dinero sin poner un duro. El que se compra una vivienda legal paga sus costes de urbanización. La idea es que lo paguen mediante contribuciones especiales y con muchas facilidades de pago. Pero sí trabajamos en ese proyecto de los que tienen más de 500 metros. El resto deberá entrar en el futuro PGOU que tenemos que elaborar tal y como nos pide la nueva ley andaluza (LISTA).

Cuando pasea por Barbate, ¿está usted satisfecho con la situación de la limpieza?

–No, no lo estoy. Hay mucho por mejorar aunque hemos realizado un esfuerzo enorme. Hemos comprado camiones, renting de maquinaria, más personal… pero hay que seguir mejorando, invirtiendo y poniéndole más esfuerzo al servicio de recogida de residuos.

¿Y a la concienciación ciudadana?

–Esa es la otra pata que es fundamental.  Incluso me piden que la policía multe más para que algunos entren en razón y bueno, a lo mejor hay que usar esa vía, pero yo apelo a que tomemos conciencia de que la calle también es tu casa. Incluso hay negocios que están siendo muy dejados con los cartones y cajas. Hay que tener más sentido común y saber que esas actitudes te dañan a ti y a la imagen de todo el pueblo. Hay una pequeña minoría, pero que se visualiza mucho, que es muy dada a dejarlo todo, muebles incluidos, al lado del contenedor. Y quiero aprovechar para poner en valor el gran trabajo que se realiza desde limpieza viaria y desde RSU, cuyos trabajadores están deslomados. Realizan un trabajo encomiable y muy ingrato porque ven que no se termina y apenas se les reconoce. La limpieza es de todos, no solo del Ayuntamiento.

¿Debería contar la playa del Carmen con bandera azul?

–Sí, claro que sí. Los parámetros que refleja Sanidad son excelentes. Lo que dice algún grupo ecologista me parece una ridiculez y una tomadura de pelo hacia la verdad. No entiendo cómo se le da más credibilidad a un grupo ecologista que a las analíticas de la Junta, me parece una falta de respeto hacia los vecinos. De bandera negra, nada de nada….

Vale, pero sin duda alguna es necesaria una nueva depuradora...

–Sí, y ya hemos conseguido que Defensa ceda el terreno y trabajamos con el Ministerio de Transición Ecológica para que el proyecto esté concluido a final de año y se licite. Por eso digo que la próxima legislatura es para disfrutarla porque saldrán a la luz muchos de los proyectos que ya están más que sembrados. Esta legislatura ha sido un poco coja porque la pandemia nos ha afectado mucho. Y es que tengo la impresión de llevar dos años gobernando porque se han perdido dos.

Hablamos de las municipales, ¿qué sensaciones tiene? Algunas encuestas le dan la victoria pero sufre desgaste y ahora llega un año duro, donde los ataques se van a multiplicar, políticamente hablando.

–Sí, será un año de médico, de psicólogo (risas). El desgaste es normal, no es posible mantener 17 concejales. No puedo contentar a todo el mundo y hay quien se sentirá decepcionado. La realidad es que hemos vivido dos años muy duros con la pandemia. También esa sensación de que como tengo más concejales debo realizar muchas más cosas, vuelvo a decir que sería así si tuviésemos el triple de presupuesto. La miseria del Ayuntamiento es la que es. Además, ahora hay diez concejales liberados y antes teníamos ocho. No es tanta la diferencia. Los que no están liberados ayudan pero no tiene funciones delegadas. Ese desgaste se va a reflejar y es lógico, pero debo centrarme en explicar a los vecinos y vecinos todo lo que hemos sembrado, proyectos que son maravillosos.

¿Entiendo que le gustaría ver el fruto?

–Claro, eso es lo que me pasa. Quiero disfrutar de todo el esfuerzo que ya hemos realizado. Hay proyectos que prácticamente generarán el pleno empleo….

Miguel Molina, alcalde de Barbate.

Sí, pero qué sensaciones tienes cuando paseas por el pueblo...

–Me encuentro de todo, desde el que me vuelve la cara sin entender el porqué, y es que sigo siendo persona y me podré equivocar, pero no le hago daño a nadie, por lo menos queriendo. Pero luego son muchos los vecinos y vecinas los que me dan un abrazo, me dan las gracias, me piden que siga, que no me aburra...

¿Tienes ilusión por seguir?

–Claro, el desgaste existe pero tengo mucha ilusión porque hasta ahora no he disfrutado del cargo, todo ha sido trabajo, trabajo y trabajo. Me dicen que no se te ve, pero es que no paro de trabajar. Creo que nadie ha utilizado tanto el despacho de Alcaldía. Y tengo ilusión porque sé que esos proyectos se van a culminar, unos antes de que concluya esta legislatura, y otros en la siguiente. Será el boom de Barbate… y es que ya lo está siendo, contamos con los niveles de desempleo más bajos en este siglo. Hemos luchado mucho por la formación de nuestros jóvenes. Y mi deseo es que quien quiera trabajar, tendrá trabajo. De hecho, Barbate está mucho, pero mucho mejor que cuando llegué a la Alcaldía. ¿Podría estar mejor? Claro, pero no cuento con ocho millones de euros como otros municipios con la misma población y libres. Pero aún así, ni comparación de cómo estábamos a como estamos ahora. Mira la tranquilidad de los trabajadores municipales a la hora de cobrar. Mira las playas...

¿Habrá sorpresas en la lista?

–No sé. Hemos alquilado una sede muy céntrica, a la mano de los vecinos y vecinas para que quien quiera participar y aportar, solo tiene que entrar. Me gusta el modelo asambleario. Además, soy humano y me equivoco, por eso acepto las críticas. Y en estos proyectos lo importante es reconducir pero sin detenerte hasta alcanzar los objetivos y el principal es la mejora del municipio.

Recibes muchas críticas pero curiosamente no se habla mucho de corrupción...

–Porque no puede haberla. Siempre invito a todo el mundo a que vea mi situación económica. Ahí está el registro de la propiedad, que cualquiera puede consultarlo y estoy seguro que hay quien lo consulta muchísimo porque soy un ‘enemigo importante’ para muchos partidos políticos, sobre todo tras la última mayoría. Y esos partidos buscan cualquier cosa, pero tengo las mismas hipotecas, dos viviendas. Y lo mismo ocurre con la cuenta bancaria. Quien quiera que busque y mire. Me pueden decir muchas cosas, pero no permito la corrupción. Lo que no me gusta es que entren en mi vida personal porque yo la mantengo al margen. Tengo mi faceta política y la vida personal la llevo con la máxima discreción posible. Tengo dos niñas encantadoras, una familia, tengo a mi madre, que tienen que quedarse al margen. Cuando alguien dice cosas muy duras olvida que detrás de Miguel Molina hay personas a las que se les puede hacer mucho daño y de forma injusta. Y siempre he dicho lo mismo, cuando deje la política, lo haré con la cabeza bien alta y lo que es mío es mío, y lo que no es mío, no es mío. Además, no solo yo debo ser honrado, sino también mi entorno. El que no lo sea está de más. Lo tengo clarísimo. E incluso como si tengo que denunciarlo, como he hecho.

¿Es consciente de que ya no puede culpar a anterior gobiernos, sobre todo si vuelve a ganar?

–(Risas) Ya, ya… Espero y deseo que salgan adelante esos proyectos que cambiarán al pueblo. También quiero meter toda la deuda de la Seguridad Social y Hacienda dentro del paraguas de la PIE, para ir pagándolo poco a poco. También quiero conseguir compensaciones con el Retín, que es fundamental. Aquí el PSOE y otros se pusieron muy fuertes con la PNL famosa que se aprobó en el Congreso, pero cuando asumen el cargo en Madrid, se olvidan de todo. Esas vergüenzas las llevan siempre encima. Dicen unas cosas en la oposición y otras cuando gobiernan… eso lo he visto siempre. Por eso es importante tener un partido sin complejos en Madrid.

¿Haría algo desesperado por el Retín?

–Creo que deberíamos plantear algo. Creo que es una injusticia brutal. Si lo hago ahora, dirán que es electoralista. Pero tengo claro que si no hay soluciones, voy a movilizar al pueblo una vez que pasen las elecciones. Mi idea es mandar muchos autobuses a Madrid y hacer lo que tengamos que hacer. Y es que esa compensación sería incluso para pagar la deuda que otros partidos han dejado.

Hay quien me dice que Molina va a ir con el PP…

–No. Reconozco que me llevo bien con la presidenta del PP, Ana Moreno. Tengo buena relación como persona con ella. Y con Pako Ponce también. También he tenido buen trato con Juanma Moreno. Pero una cosa es llevarte bien, y la otra militar. Yo me voy a presentar, si mi partido quiere, por AxSí

Miguel Molina en un cartel y algún exconcejal suyo en otro con otras siglas… ¿se lo imagina?

–La democracia es así. Cada uno se puede presentar bajo las siglas que quiera y con quien estime oportuno. Nosotros tenemos que centrarnos en nuestro trabajo, hacerlo bien e intentar que la gente sepa lo que estamos haciendo. Y es que siento que nuestro fallo es estar en quince cosas al mismo tiempo en lugar de centrarnos en tres o cuatro. Pero sé que si nosotros hacemos bien nuestro trabajo, ya se puede presentar el que sea. Estamos trabajando bien en el aspecto económico y sé que la imagen de Barbate ha cambiado muchísimo, algo que me reconocen muchas personas que no viven aquí y que vienen de vez en cuando. Es como cuando tienes un niño que no notas cómo crece pero sí que lo notan aquellos amigos o familiares que ves de vez en cuando. Tenemos una imagen de municipio seguro, de donde se puede invertir, etc. Esa imagen existe y es real y me lo dicen tanto vecinos como gente de fuera… incluso me dan las gracias por lo que estamos haciendo por el pueblo.

TE RECOMENDAMOS