Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Sábado 25/09/2021

Cádiz Suena Bien

Viajando con la música de El Twanguero

El de Gran Baba, el pasado lunes, uno de los mejores conciertos del verano

El Twanguero.

El Twanguero.

  • En formato trío, con partes en solitario, Twanguero dio toda una lección de gusto musical y técnica a los asistentes

El sol comenzaba a perderse en el horizonte de El Palmar, cuando Diego García, con su preciosa Gibson dorada en las manos, aclaraba al respetable que lo que iba a ofrecerles no era un concierto, sino un auténtico viaje a través de las músicas de medio mundo.

Twanguero comenzó la migración musical en el este de Los Ángeles, USA, para inmediatamente después viajar al Mediterráneo, con un tema con el que ha compartido escenario con el genial violinista, y amigo, Ara Malikian. El viento de Levante y el  Folkore mallorquín, protagonistas en esta fase del viaje.

Salto a Cuba y Puerto Rico para regalarnos una versión magistral de “Cerezo rosa” del músico cubano José Dámaso Pérez Prado, el "Rey del Mambo"

De ahí a interpretar uno de sus himnos atemporales, un espectacular “Rocabily Mambo”, con el que dio fin a una primera parte del concierto junto a Julián, “El Lento”, a la batería y  David Salvador, con el bajo eléctrico. Dos fieras de los escenarios con una técnica realmente bien desarrollada.

Con sus compañeros de escenario descansando en la barra del Gran Baba, Twanguero soltó su Gibson, para coger una guitarra española, dispuesto a comenzar una segunda parte del concierto, ahora en solitario.

Con el cambio de instrumento llegó el primero de los monólogos, con los que Diego explicada detalles de la canción que se disponía a realizar. En esta ocasión, nos contó que la pandemia le pillo en el Sur de California, donde residió en un barco de su propiedad y donde fue más llevadero el confinamiento y los miedos que a todos nos ha provocado este maldito Covid-19. Medio aislado y con los agobios propios de la situación se decidió a volver a sus inicios y tocar, de nuevo, la guitarra de palo.

“Me fui a Costa Rica y allí, después de escuchar a la jungla y participar en varias sesiones de Ayahuasca, decidí grabar un disco y un documental. En ese momento vi la jungla . Hasta que no estás dentro de ella no sabes lo que es.”. Aseguró.

 Nos regalo, en solitario, varios temas de ese disco, entre ellos, “La leyenda del cañaveral” una autentica delicia para los oídos.

“Carreteras secundarias” tema creado en un Viaje de Chicago hasta Patagonia, donde estudio el sonido de las guitarras de los diferentes países y zonas, fue el siguiente paso en este viaje placentero por las músicas del mundo. “Uno de los viajes más importantes de mi vida”, comentó sin dudas.  

“He tenido tiempo para pensar y descubrir mi labor en la vida. Que más que tocar la guitarra es contar historias”. Comunicó a los presentes antes de dar paso, de nuevo, a sus músicos y comenzar una nueva fase del viaje, que tuvo su punto de partida en un tema con claras influencias de los sonidos de Carlos Santana, recordándonos al clásico “Black Magic Woman”, que popularizó el mejicano.

Continuó el viaje y llegamos al sur de argentina, con versos del maestro Atahualpa Yupanki y ritmos de tango.

El viaje de Twanguero nos llevó a Brasil. Ya en las postrimerías de la actuación. Para los bises cogió de nuevo la guitarra de palo. Contó la primera vez que fue a Estados Unidos a un festival de guitarra al que asistió Bumbury, y que en una entrevista que le realizaron para una televisión local fue cuestionado por que tipo de música hacia. A lo que contestó que podía denominarse Spanish Ragtime. Y con esos sones terminó de embriagar al respetable, totalmente rendido ya ante el ingenio, la técnica y los sones de Twanguero.

El que escribe estas letras para #cadizsuenabien ha presenciado muchos conciertos en lo que llevamos de verano, pero el de Twanguero en el Gran Baba de El Palmar, se ha colocado en un lugar de privilegio en su corazón.

Pocos son capaces de hacernos disfrutar de la música como consiguió hacerlo este músico que no conoce fronteras, Diego García, El Twanguero.

COMENTARIOS