Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Viernes 01/07/2022  

Cádiz

Casi 22.000 gaditanos viven en riesgo alto de inundación en la capital

Otros 2.930 habitantes ocupan zonas vulnerables entre San Fernando, Chiclana y El Puerto

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
  • Cádiz concentra el mayor porcentaje de población amenazada por inundaciones en la provincia.

Un total de 21.933 vecinos de la Cádiz habitan en riesgo de inundación marina. La cifra está incluida en el Proyecto de Revisión del Plan de Gestión del Riesgo de Inundación, correspondiente a la Demarcación Geográfica del Guadalete y Barbate (ciclo 2022-2027), en exposición pública desde el pasado 7 de diciembte por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible).

La Administración autonómica determina seis áreas en riesgo potencial significativo de inundación (Arpsis). La correspondiente a la capital incluye al 61% del total la población vulnerable en la provincia, 35.649 en total.

También con el mar como principal amenaza, el documento consigna otros 2.930 habitantes en la Bahía de Cádiz y Caño de Sancti Petri, incluyendo los municipios de San Fernando, Chiclana y El Puerto de Santa María.

El resto habita entre Arcos y Jerez (1.131), al paso del Guadalete, Jerez y la desembocadura del río en Puerto Real (3.377), en Chiclana, con 5.361 vecinos afectados por una posible crecida del río Iro y 601 habitantes en Alcalá de los Gazules y Barbate; otros 3.338 en Ubrique y 18 más en las proximidades del río Barbate.

En el caso de Cádiz, el documento advierte del riesgo de 59,72 hectáreas de superficie urbana concentrada, una veintena de elementos del Patrimonio Cultural, una decena de puntos de Protección Civil, y siete áreas recreativas de importancia ambiental.

La Junta no incluye medidas específicas para reducir las amenazas, pero hace hincapié en la necesidad de mejorar la coordinación administrativa y la capacidad predictiva, mejorar la ordenación del territorio y la gestión de la exposición en zonas inundables, reducir en la medida de lo posible la peligrosidad para la salud humana, las actividades económicas, el patrimonio natural y el medio ambiente, contribuir a la mejora del estado de las masas de agua y, finalmente, agilizar al máximo posible la recuperación de la normalidad.

TE RECOMENDAMOS