Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Jueves 27/01/2022  

Cádiz

“Salí a dar la cara en la huelga del metal por padres que defienden el pan de sus hijos”

El alcalde de Cádiz reclama nuevamente a la ministra de Trabajo que visite la ciudad y, a la Junta, que cumpla con proyectos pendientes como Valcárcel

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n
  • El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, durante la entrevista esta semana en el Ayuntamiento.

El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, sigue en plena forma, con toda la capacidad para captar la atención y liderar debates, como demostró durante la huelga del metal con una arenga a los trabajadores ante los intentos, denunció, de medios, partidos y gobiernos de criminalizar a los manifestantes. Pero, también está demostrando capacidad para desatascar proyectos como el de la Ciudad de la Justicia, con 20 años de retraso. Tiene claro que lo próximo debe ser Valcárcel y, en clave estrictamente municipal, advierte del riesgo de Vox que, “arañará algo” en las elecciones locales.

La Asociación de Amigos de Fernando Quiñones está exultante por la rehabilitación prevista del Baluarte del Orejón. ¿Se le dará un espacio nuevo a Falla como reclama la familia?

–Falla forma parte de nuestro patrimonio musical, cultural e intelectual y tiene el teatro más importante de la ciudad. Pero eso no es óbice para que no desarrollemos nuevos horizontes. Merece una pensada.

Este miércoles, Ayuntamiento y Junta han desatascado el proyecto de la Ciudad de la Justicia después de 20 años. ¿Qué es lo próximo?

–Lo primero que pondría sobre la mesa es Valcárcel. Es una prioridad para la ciudad contar con la Facultad de Ciencias de la Educación en ese entorno no solo porque el edificio en sí se encuentra en una situación, tanto arquitectónicamente como administrativamente, límite y hay que tomar decisiones porque se le acaban las excusas a la Junta, sino porque forma parte de un proyecto más amplio, el Campus Universitario de las Letras y la Salud que alumbramos conjuntamente con la Universidad de Cádiz. Al igual que la Ciudad de la Justicia redunda en determinadas zonas de Cádiz como el Cerro del Moro, Loreto o La Laguna, Valcárcel lo haría en el barrio de La Viña, del Balón o El Mentidero, que necesitan de estos elementos para dinamizar la economía.

¿En qué estado se encuentra el proyecto hotelero de Zaragona Urbana vinculado a la operación urbanística de Valcárcel?

–A Zaragoza Urbana se le ha ofrecido desde el Ayuntamiento varias alternativas de ubicación del hotel pero por el momento no llegamos a un acuerdo. Desde luego, el problema de Valcárcel no es el desarrollo de ese equipamiento hotelero, que podrá ser o no, lo que sí pasa, como advirtió la presidenta de la Diputación, Irene García, hace unos días es que la situación administrativa de Valcárcel y la cesión a la UCA expira este año y, a lo más, se puede prorrogar un año más.

¿Zaragoza Urbana trasladó al Ayuntamiento el estudio de detalle del nuevo proyecto?

–Sí, y se podrá desarrollar o no, pero si lo hace allí, las pistas deportivas que necesita la Facultad de Ciencias de la Educación tendrían que ubicarse en un entorno cercano del Campo de las Balas pero no dentro de la pastilla de Valcárcel, por lo que estamos en esa negociación permanente con Zaragoza Urbana, pero el proyecto en sí no dificulta el proyecto de facultad.

¿Qué otros proyectos considera necesarios?

–Es importante desatascar la Escuela de Náutica, 9.000 metros cuadrados en primera línea que no puede permanecer por más tiempo vacío, y el proyecto de integración puerto-ciudad, que es la expansión urbanística más importante que va a vivir la ciudad en los próximos 100 años y en el que espero que en este 2022 se avance de forma considerable para que vayamos afinaítos, como se suele decir en Cádiz.

Claro que me piden (que me presente como alcalde) por la calle, todos los días... salvo mi madre”

En este último proyecto es preciso trabajar con la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) y las relaciones son tensas después de que su presidenta, Teófila Martínez, presentará en solitario el aparcamiento del Paseo Pascual Pery.

–No ha sido la tónica en estos seis años en los que Ayuntamiento y APBC han trabajado de la mano. Por eso no se entendía esa salida en solitario. Yo entiendo que se acercan las elecciones y cada uno quiera sacar sus plumas y sus colores para intentar captar la atención del electorado pero no es el caso. Nosotros somos los primeros que sabemos que van aparcamientos porque así lo hemos acordado. Suena raro que en un contexto de crítica de la ciudadanía de la movilidad con los aparcamientos salga a ponerse la medalla porque los va a hacer. Perdone, lo estamos diseñando conjuntamente y lo que se haga ahí no será una actuación de la APBC, sino una actuación de la ciudad de Cádiz.

También hubo un cruce de declaraciones por la contaminación de los cruceros. ¿Fumará la pipa de la paz con Teófila Martinez alguna vez?

–A mí me encantaría y la verdad es que nos llevamos bien en ciertos asuntos. En cuanto a la polémica de los cruceros, por más que sea vapor de agua (lo que sale de las chimeneas), hay que ser serios en este tipo de valoraciones. Para que un barco funcione por dentro tiene que estar permanentemente arrancado y los cruceros no funcionan con agua, funcionan con gasoil y con el peor, el más contaminante. Quien no sea capaz de ver eso, no vive en este mundo. Creo que es responsable empezar a pensar y preocuparse de ese tipo de fenómenos con las consecuencias del cambio climático a la vista.

Como alcalde, ¿quiere menos cruceros o más control?

–Quiero todos los cruceros que se puedan sostenibles. Soy un firme defensor de la actividad industrial y no poner todos los huevos en el mismo cesto, pero el turismo es bienvenido en Cádiz. No confiamos en modelos como los de Magaluf o Benidorm, que son pan para hoy y hambre para mañana. Nosotros queremos un turismo capaz de convivir con la ciudadanía.

¿Cómo marcha el mercado gastronómico?

–Vamos a llegar hasta la plaza de Sevilla con las obras de acondicionamiento, con lo cual el mercado gastronómico tendrá lo que necesitaba del Ayuntamiento para empezar a arrancar el proyecto en el vuelo. Como no es un proyecto municipal, sino privado, son los promotores lo que deben responder a la pregunta de cuándo.

¿Tienen noticia de los fondos europeos?

–No tenemos resolución todavía. Hemos presentado proyectos a las cuatro convocatorias que han salido y estamos bastante contentos de haber llegado en fondo y forma y tener muy claro cuáles son nuestras necesidades y prioridades. Estamos preocupados por la contraprestación de los fondos europeos porque los expertos nos dicen que son como una manzana envenenada para la estabilidad de futuras generaciones porque van a venir acompañados de recortes. Pero ahora estamos haciendo lo que nos toca, que es presentarnos a las convocatorias y estar a la altura de lo que la ciudad espera de nosotros.

La única manera (de evitar la sangría  poblacional) es bajar los precios de los alquileres en Cádiz”

Respecto a la reciente huelga del metal, su arenga a los trabajadores con el megáfono ha sdo muy criticada.

–Solo pensaba acompañarlos pero me pusieron por delante el megáfono y, por supuesto, salí a defenderlos y lo haría una y mil veces porque me daba vergüenza lo que estaba leyendo por parte de algunas líneas editoriales de algunos medios de comunicación y de algunos represetantes públicos que pretendían criminalizarlos como si levantaran barricadas por el mero hecho de liarla. Son padres de familia, algunos de ellos amigos míos, que sé muy bien que no son delincuentes, que lo único que hacen es defender el pan de sus hijos. Por eso, ante la indignación que me producía leer lo que estaba leyendo, salí a dar la cara por ellos para que supieran que afortunadamente tienen un altavoz en mí como alcalde de la ciudad.

El diputado de Unidas Podemos por Cádiz Juan Antonio Delgado dice que la ministra de Trabajo, a la que invitó a visitar Cádiz, vendrá, pero que el problema es competencia igualmente de las ministras de Hacienda y de Industria.

–A las tres les hemos mandado una carta y de ninguna hemos obtenido una respuesta. Me gustaría que vinieran todas, pero estaría muy bien que Yolanda Díaz conociera lo que ocurre aquí y se comprometiera a solucionar una situación estructural de subdesarrollo y desigualdad que se enquista. Desde luego, que cuenten con nosotros para la solución.

La última revisión del padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE) vuelve a evidenciar la sangría poblacional. ¿De qué manera se soluciona?

–La única manera es que bajasen los precios de las casas de Cádiz. ¿Por qué la gente se va a vivir a Chiclana o Jerez? Porque el precio de las casas es tres veces menor. Aquí no puedes pagar por un alquiler de un piso de 50 metros 1.000 euros al mes. Es lógico que las familias jóvenes, que tienen una estabilidad económica menor, opten por fijar su residencia en aquellos municipios donde la renta no se come tres cuartas partes de la nómina. Hago un llamamiento a los rentistas de la ciudad, pero también al Gobierno para que de alguna manera regule por ley, como en otras ciudades europeas, el precio de los alquileres y no deje únicamente al beneficio económico de la propiedad la fijación de los precios del mercado.

¿El empleo es importante para fijar la población?

–Creo que donde esté tu entorno laboral no determina donde tiene que estar tu domicilio particular. Vivimos en una mancomunidad que geográficamente nos posibilita desplazarnos con cierta facilidad. Uno puede vivir en Cádiz y trabajar en Jerez o en Algeciras, si me apuras.

La tasa de incidencia de coronavirus se ha disparado. ¿Está justificada definitivamente la decisión de retrasar el Carnaval a junio?

–La realidad nos da tristemente la razón. Había que tomar la decisión para garantizar de alguna manera la posibilidad de que en 2022, aunque sea en junio, pueda haber Carnaval porque los gaditanos necesitamos expresarnos. Todo esto sin saber si habrá una nueva variante, pero entendimos que retrasar todo lo posible el Carnaval del pico de contagios del invierno por la experiencia era una decisión coherente.

Pero habrá Cabalgata...

–Es muy diferente, es puntual, un día, al aire libre, es incomparable con el Carnaval que son seis meses desde que te metes en un local de ensayo hasta que lavas el tipo y lo metes en una maleta. El Ayuntamiento ofrecerá medidas de seguridad y algunas variantes para salvaguardar la autoprotección de los gaditanos y por fin los niños vean la Cabalgata, que algunos de dos añitos que no han podido aún y es doloroso.

¿Se celebrarán las citas gastronómicas vinculadas al Carnaval?

–Ojalá, porque queremos tener un Carnaval lo más parecido posible a lo que entendemos que es el Carnaval. Si empiezas a quitarle cosas para hacerlo por narices, corres el riesgo de que te quede algo que no se parezca. Pero todo eso lo irán marcando los acontecimientos.

Nos toca barrer toda la porquería en materia de memoria histórica porque ni PSOE ni PP hicieron nada”

En clave municipal, ¿hay novedad con el contrato de limpieza?

–No hay respuesta todavía (a los recursos de Cointer y Valoriza contra la adjudicación a Acciona) por parte del Tribunal de Contratación Pública de la Diputación, pero esperamos que responda con la mayor celeridad ya que es el mismo órgano que instruyó el expediente anterior durante cinco o seis meses. Supongo que lo tendrá todo súper trillado.

Ha contado con el apoyo del PSOE para sacar adelantes iniciativas de calado como la moratoria de las viviendas con fines turísticos. ¿Le ha caído del cielo este nuevo socio?

–(Ríe) Con el PSOE nunca nada viene caído del cielo. Todo es fruto de una negociación dura. A veces le obligamos a posicionarse, que es algo que no le gusta, o mojarse o estar con el PP y las fuerzas conservadoras de la ciudad. El PSOE juega a estar en tierra de nadie, se siente cómodo siendo progresista a veces y otras, conservador. Pero sabe que electoralmente, si se pega demasiado a esta bancada (señala la del PP), corre el riesgo de que le vote menos gente todavía.

Curiosamente, la portavoz socialista, Mara Rodríguez, no suele cargar contra usted, sino contra Martín Vila.

–Martín Vila es el chivo expiatorio de Mara, pero Mara sabe de sobra que Martín Vila y el alcalde tienen una colaboración diaria y estrecha y que todas las decisiones son compartidas y consensuadas.

¿Se ve cogobernando con el PSOE?

–Nuestra formación política tiene como objetivo generar una fuerza de Gobierno como oposición a ese ascenso tan inesperado de la ultraderecha pero también como alternativa progresista a las políticas que ha venido desarrollando el PSOE en las cuatro últimas décadas en Andalucía y en nuestra ciudad que son responsables de la situación de desigualdad y subdesarrollo que vivimos en nuestra tierra.

Resulta curioso que Vox sea una amenaza sin tener siquiera candidato.

–Vox es una amenaza porque observamos lo que está pasando en el tablero político no solo nacional, sino también internacional, en Francia, en Brasil, en Alemania, en Chile, o con Trump en EEUU. Lo que está pasando es algo para tenerlo presente porque parece que es un comportamiento global. En Cádiz, Vox lo va a tener muy difícil pero parece que es posible que vaya a arañar algo en las próximas elecciones municipales. Por lo tanto, es un enemigo al que no hay que perder de vista y frente al que no hay que relajarse.

El portavoz del PP, Juancho Ortiz, se queja amargamente de que esté alargando el debate en torno al cambio del nomenclátor de la ciudad en cumplimiento de la memoria democrática para buscar la confrontación. ¿Tienen pensado cambiarle el nombre a más calles, equipamientos o infraestructuras?

–Bueno, proablemente cambiemos algo más porque queda trabajo por hacer. Los dos partidos quwe han gobernado históricamente nuestra ciudad no han hecho nada desde que vino la democracia. Por lo tanto, nos toca a nosotros barrer toda la porquería de la ciudad en cuanto al tema de la memoria histórica. Ni el PSOE hizo nada cuando gobernó ni, por supuesto, lo ha hecho el PP, que ni está ni se le espera en materia de memoria democrática, verdad, justicia y reparación.

En septiembre abrió la puerta a presentarse a la reelección como alcalde salvo que encontraran a alguien mejor en su partido. ¿Lo tienen?

–Lo que hay que mejorar siempre son las ideas y los proyectos. No estamos ahora mismo en el debate de las personas, cuando haya que hablar de ellas, hablaremos. Lo que queremos es generar una alternativa que siga ilusionando, convenciendo y enamorando a la ciudadanía.

¿Pero le apetece presentarse?

–No es cuestión de apetencia, sino de responsabilidad.

¿Se lo piden?

–Sí, claro, claro que me lo piden, todos los días... Mi madre, no, mi madre dice que me vaya ya (ríe), pero me lo pide la gente por la calle. Y alguno que otro me dice que me vaya también, no te vayas a creer que todos son rosas, hay hiel además de miel.

TE RECOMENDAMOS