El tiempo en: Cádiz
Martes 19/01/2021

Desde el Baluarte

Vacunación

En estos días estamos asistiendo a una ristra de noticias que todos esperamos en relación al suministro de la vacuna para el coronavirus.

Publicado: 25/11/2020 ·
11:23
· Actualizado: 25/11/2020 · 11:24
Publicidad Ai
Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
  • Sanitarios.
Autor

Miguel Ángel Ruiz Anillo

Miguel Ángel Ruiz Anillo es asesor jurídico y colaborador social en diferentes proyectos con una dilatada experiencia

Desde el Baluarte

Desde el Baluarte el autor pasa revista a la actualidad social vista desde su construcción más justa

VISITAR BLOG

En estos días estamos asistiendo a una ristra de noticias que todos esperamos en relación al suministro de la vacuna para el coronavirus. Han sido varios los laboratorios que, desde mi punto de vista, un poco alocadamente han ido dando porcentajes de efectividad de sus vacunas. Así, hemos entrado en un auténtico mercado persa para ver quién se lleva la mejor tajada a costa de algo tan básico, tan esencial y tan importante como es la salud.

Han sido más de un millón de víctimas del coronavirus y estas noticias son la luz al final del túnel después de tantos meses nefastos para nuestro mundo. Nunca habíamos vivido algo así.

Ahora bien, ante estos anuncios también hay en la calle cierto desasosiego y escepticismo en cuanto a la efectividad o a los efectos secundarios sobre estas vacunas. En cualquier grupo de conversación puede verse como hay alguien que indica que no piensa ponerse la vacuna porque no se fía.

En relación a ello, según el Barómetro de octubre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hay cada vez un porcentaje creciente de personas que rechazan vacunarse inmediatamente. Es ya el cuarenta y siete por ciento de los encuestados los que dicen que no se vacunan y, además, hay un número importante de personas que indican que no saben qué harán una vez llegado el momento.

Según los expertos, esto irá cambiando a medida que se vaya vacunando la gente y se vea que no hay ningún efecto adverso en la salud de quien recibe su vacuna.

Aquí, una vez más, el populismo hace estragos. Seguramente los que estaban en contra de las mascarillas estarán también en contra de la vacunación masiva de la población y eso hace que se cree cierto caldo de cultivo para generar incertidumbre, escepticismo o desconfianza entre la población.

También hay que señalar que esta vacuna ha llegado en tiempo record. Por tanto, los fanáticos de la teoría de la conspiración y de los negacionistas tendrán a partir de enero su minuto de gloria para amedrentar a quien más y a quien menos.

Debemos estar seguros y, para ello, el Gobierno de nuestro país debe hacer algo que no ha hecho hasta ahora: crear seguridad, despejar cualquier tipo de duda. Esto es complicado viendo el perfil de nuestro Presidente del Gobierno y de quienes están gestionando esta pandemia. Lo que hoy es blanco para ellos al día siguiente se convertía en negro por arte de magia y todo ello basándose en conjeturas y golpes de timón al ritmo de los porcentajes de contagios.

Está bien que haya un Plan para la vacunación pero este debe ser consensuado y debatido con las Comunidades Autónomas que será donde haya que administrar esas vacunas. No es solo un pinchazo, es habilitar lugares para la dispensación, que se garanticen las condiciones óptimas de almacenaje y temperatura y que exista un protocolo para dar las citas a la población especialmente vulnerable.

Ya veremos si estamos ante un éxito o un nuevo fracaso cuando llegue el mes de enero y toque la hora de la verdad.

Por cierto, esperemos que todo esto se cumpla en plazos porque si no la frustración de la población será creciente y el malestar será generalizado.

COMENTARIOS