El tiempo en: Cádiz
28/02/2021

Cádiz

La pesadilla de una joven tras implantarse unas prótesis mamarias "cancerígenas"

La mujer, diagnosticada con cáncer, solicita una indemnización de un millón y medios de euros. Más de 575 mujeres portadoras de estas prótesis han fallecido

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Andaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
  • Prótesis mamarias posiblemente cancerígenas.
  • El propio cirujano estético le informa que la marca Allergan/Natrelle tenía suspendido el sello CE en las prótesis rugosas desde el 2018
  • La paciente “ha vivido y sigue viviendo un calvario, sin saber si el linfoma se extenderá por metástasis a otros órganos de su cuerpo mutilado”
  • Sufre trastorno del sueño, ha perdido mucho peso, no tiene apetito, se pasa la mayor parte del tiempo llorando encerrada en su casa

Una gaditana, a través del Bufete Ortiz Abogados, ha interpuesto una demanda contra la empresa Allergan, especializada en prótesis mamarias, en la que pide ser indemnizada por daños y perjuicios por la cantidad de 1.500.000 euros. Demanda que ya ha sido interpuesta y admitida a trámite en el Juzgado de Primera Instancia Nº 6 de Cádiz, con el numero de Autos Procedimiento Ordinario 26/2021.

Su pesadilla comenzó en mayo de 2016 cuando C.B.E., de tan solo 32 de edad, que se sometió en la Clínica de la Salud, de Cádiz, a una intervención de cirugía estética embellecedora de mamoplastia de aumento mamario.

En la intervención el cirujano estético optó por implantarle dos prótesis mamarias de la marca norteamericana Allergan, de cubierta rugosa texturizada (hay dos tipos de prótesis básicamente, lisas y rugosas).

Debido a unas molestias, el 29 de enero de 2020, en Dadisa se le realizó una ecografía mamaria en la cual, en las exploraciones, se realiza un estudio con sonda lineal de alta frecuencia observando importante líquido periprotésico derecho y le sugieren implementar la prueba con una resonancia, por si era una posible rotura de la prótesis derecha.

Tal y como relata el Bufete Ortiz Abogados, “del mismo modo, el 7 de febrero de 2020, se exploran ambas mamas, apareciendo un cuerpo mamario con abundante tejido fibroglandular de ecoestructura heterogéneas”. Se aprecia en la mama derecha “líquido, y a la vista del tamaño, muy superior comparándola con la mama izquierda, teniendo la derecha un grosor de 17 milímetros en el margen medial del implante, de 12 milímetros en el margen inferior, de 10 milímetros en el margen lateral y de 13 milímetros por delante”.

De nuevo, en la Clínica de la Salud, el 22 de mayo de 2020, le vuelven a realizar otra ecografía de mama y vuelve a aparecer abundante líquido periprotésico derecho. Así, el 27 de mayo de 2020, tras realizarle en la Salud “otra eco, le diagnostican hematoma periprotésico, extrayéndole 200 mililitros de líquido sanguinolento, y le comunican que en la mama se observan septos (tabiques de coagulación que impiden extraer el líquido)”.

El 20 de agosto de 2020, le realizan una intervención en la que le extraen ambas prótesis de la marca Allergan. Al finalizar de la operación, en el despertar, sin embargo, la paciente observa que solo le habían extraído la prótesis derecha, y el cirujano le comunica que “al abrir vio zonas negrucias y marrones”.

El 26 de agosto de 2020 llegan los resultados del informe de Anatomía Patológica, en el cual diagnostican “en la cápsula periprotésica un linfoma de células grandes anaplásico, asociado a implante mamario; acto seguido, le llama el cirujano para retirarle la otra prótesis, la que le dejó en la mama izquierda”.

Tras varias investigaciones, el propio cirujano estético le informa que la marca Allergan/Natrelle tenía suspendido el sello CE en las prótesis rugosas desde el 2018. Sin embargo, hasta mayo de 2020 cuando le extraen las prótesis durante esos dos años (2018-2020), “jamás nadie le había comunicado que las prótesis estaban siendo retiradas del mercado por la Agencia Española del Medicamento”. Si la paciente lo hubiera sabido, indica su abogado, “se las hubiera quitado antes de correr el riesgo, y el peligro que estaba en juego era adquirir un linfoma (cáncer)”.

La paciente “ha vivido y sigue viviendo un calvario, sin saber si el linfoma se extenderá por metástasis a otros órganos de su cuerpo mutilado”.

Además “está bajo tratamiento psiquiátrico, sufre trastorno del sueño, ha perdido mucho peso, no tiene apetito, se pasa la mayor parte del tiempo llorando encerrada en su casa y sintiendo una enorme tristeza, se le olvida asearse, no puede desarrollar su profesión de profesora. Al no salir, está totalmente aislada de sus relaciones sociales y no logra centrarse y desarrollar como antes las actividades de su vida diaria”.

Según estudios de la Agencia Americana del Medicamento (FDA), se han reportado ya 575 fallecimientos de mujeres portadoras de estas prótesis Allergan, todas por linfomas anaplásicos de células grandes (cáncer), y en los estudios de laboratorios de las prótesis se ha demostrado que lo que produce el cáncer es, no el contenido del implante, sino la superficie del implante que es el que al parecer libera un enorme numero de partículas de silicona cancerígena, y solo en los implantes mamarios rugosos, "exactamente los que le implantaron a nuestra paciente".

Bufete Ortiz, especialistas en Derecho Sanitario, informa que como ya existe una jurisprudencia del Tribunal Supremo por la que condenó al fabricante de prótesis mamarias Collagen Aesthetics Iberica S.A, prótesis que también producían cáncer y roturas que se retiraron del mercado, y todas las condenas que hay contra la fabricante de prótesis mamarias francesa PIPS, ha iniciado la demanda de indemnización de daños y perjuicios, art. 1101 CC por producto defectuoso (arts. 135 y s.s. RDL 1/2007TRGDCU).

La paciente, a la vista de la demanda, ha recibido “una oferta de la fabricante norteamericana Allergan  por la que le ofrece las llamadas ‘Condiciones de Garantía’ del producto, ofreciéndole una indemnización consistente en los gastos quirúrgicos de la explantación o retirada de las prótesis cancerígenas (hasta un máximo de 6.500 euros); unas prótesis de recambio de otra marca que no den problemas a coste 0 para la cliente y, finalmente, los gastos de pruebas (PET o tomografía por emisión de positrones) para confirmar el diagnóstico de cáncer por linfoma, en su modalidad de linfoma anaplásico de células grandes, y si el mismo ha producido metástasis a otros órganos, hasta un máximo de 890 euros de coste económico por estas pruebas”.

La paciente ha declinado este ofrecimiento, ya que en la demanda se pide una indemnización por daños y perjuicios cifrada en 1.500.000 euros porque este tipo de cáncer, según estadísticas, tiene un 60 por ciento de morbilidad.

“El problema”, señala el Bufete Ortiz, “es masivo, ya que este fabricante norteamericano Allergan era el segundo más importante del mundo, después de Mentor Medical System, y se estima en miles las mujeres que se hicieron mamoplastia entre los años 2000 y 2018, que se implantaron estas prótesis mamarias rugosas y que podrían potencialmente haber adquirido la enfermedad”.

COMENTARIOS