Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Martes 22/06/2021

Cádiz

“Ayudar es lo más importante que debería realizar una hermandad”

Hablamos con los Hermanos Mayores de algunas de las cofradías de Cádiz capital sobre la labor social desarrollada durante la pandemia

Publicidad Ai
Publicidad Ai Andaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
  • Jesús Caído procesionando por las calles gaditanas.
  • El número de familias necesitadas se ha multiplicado en la ciudad

La Semana Santa de este año será la primera en pandemia donde las diferentes hermandades de la ciudad podrán realizar actos rindiendo culto. Aunque serán en el interior, eso sí, y con las restricciones propias de una situación tan atípica como esta. 

Dentro de esta pesadilla en las que estamos inmersos, el número de familias que se encuentra en una situación de desfavorecimiento se ha multiplicado en nuestra ciudad; hecho que ha propiciado que las hermandades gaditanas hayan tenido que multiplicar ayudas mientras que ellos mismos sufrían una reducción considerable de sus ingresos. 

El Hermano Mayor del Jesús Caído, Eugenio Chicote, nos contaba que este año se acentúa el trabajo que tienen que realizar por los continuos cambios de protocolo, aunque considera beneficioso la ampliación de toque de queda que “le dará más vida a la ciudad de Cádiz en esta Semana Santa tan especial y que tanta falta le hace a nuestros comerciantes”. 

De todas las labores de ayuda que ya realizan a los necesitados, sean hermanos o no, el 5 por ciento del total de los ingresos se destina a la beca educativa Santa María de los Desamparados, donde abastecen con ropa y zapatos a niños de países africanos e impulsan un taller de costura en Uganda. 

De igual manera, el Hermano Mayor de la Cofradía del Nazareno de Santa María, José Manuel Verdulla, nos relataba la cantidad de llamadas de emergencia que han vivido a lo largo de este año. “Particulares y asociaciones con las que llevamos trabajando muchos años nos han tocado la puerta”. 

También nos comentaba que se ha dado cuenta de que en situaciones tan difíciles como esta “desde el más ortodoxo hasta el no creyente se sientan y le piden al Nazareno”. Ayudas que han ido desde abastecer al banco de alimentos o una colaboración directa con la Parroquia de la Merced, e incluso comprar un frigorífico o evitar un desahucio de una familia “en una situación límite”. 


En esta línea, desde la Hermandad de Veracruz su Hermano Mayor, Emilio Bienvenido, nos hablaba de un programa, que comenzó en el año 2002, para la acogida y el subsanamiento de niños bielorrusos, que viven en una zona de alta de radiación producida por la catástrofe de Chernóbil, en la actual Ucrania. Los estudios científicos afirman que por cada tres meses que estén lejos de ese ambiente aumenta un año su esperanza de vida. Desde los siete años y hasta que son mayores de edad vienen todos los veranos y conviven con familias de la hermandad. Bienvenido destaca que tienen una facilidad increíble para aprender el español e incluso “alguno vuelven en septiembre cantando letras de Carnaval”.

Además de eso realizan multitud de campañas diferentes a lo largo del año y nos transmite la gran respuesta de sus hermanos “que son los verdaderos protagonistas y siempre cumplen”. Desde material escolar, juguetes nuevos para el rebaño de María, productos de limpieza y respuesta para “todo el que llame a la puerta”. 

Por último, pero no menos importante, Alfonso Cortés, Hermano Mayor de la Hermandad del Despojado, nos decía que “desde que nos confinaron en casa hemos tenido mucho trabajo con varias parroquias”.

El 10 por ciento de todo lo que se vaya haciendo del paso de Misterio va para la fundación proyecto Don Bosco, que a través de la Asociación Salesiana lucha por preservar los derechos humanos y buscan la inserción de extranjeros en pisos tutelados, proporcionándoles la opción formarse y encontrar un trabajo. Los propios hermanos en conjunto han acordado destinar el 25 por ciento del total de la cuota de los hermanos a diferentes obras sociales. 

Incluso nos adelanta que en el próximo Cabildo van a presentar el proyecto de paso de palio, donde el 10 por ciento se destinarán a diferentes causas. En su opinión “ayudar es lo más importante que debería realizar una hermandad” y es algo que se hace con hechos tan sencillos como “pagar una factura de luz o agua para que no se la corten”.

COMENTARIOS