El tiempo en: Cádiz
03/03/2024  

Jerez

La Macanita y sus suspiros de rosa de pitiminí en la azotea de Cajasol

La artista jerezana ofreció un recital de ensueño en el IV Estival flamenco de Cádiz

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Tomasa La Macanita durante su actuación en la azotea de la Fundación Cajasol

Con la nunca excesivamente valorada guitarra de Manuel Valencia, que dio la bienvenida con un solo, y las palmas de Macano y Javier Peña, la artista Tomasa ‘La Macanita’ subió al duende más gitano hasta la azotea de la Fundación Cajasol de Cádiz, en la céntrica plaza de San Antonio, siendo la segunda jornada del IV Estival Flamenco.

Su voz quiso quedarse perpetuada en la trimilenaria tierra que vio nacer a la Perla más brillante del cante, a la que quiso recordar en las bulerías del final. Antes, con un atuendo de diva jonda, hizo un recorrido por sus estilos habituales como la soleá o los tientos tangos. Principio este Mirando al Sur, título de la propuesta, con  ‘Tierra adentro’, alegrías recogidas en el disco La Luna de Tomasa (Flamenco & Duende, 2001). El público llenó la coqueta azotea del edificio, un aliciente más para disfrutar del flamenco más cercano y natural, de ahí que la cantaora se sintiese generosa y sonriente.

En los tientos y en la soleá volvió a demostrar ser la figura que es, de esas que ya han pasado a formar parte de los capítulos más prestigiosos del libro de este arte, aunque algunas corrientes de la opinión especializada aún les cuesten reconocerlo. Pasados los años, muchos dirán: yo estuve esa noche en Cádiz.

La malagueña cumplió con la herencia del Mellizo, y recurrió a su amplio repertorio para cambiar de registro y hacernos tocar el cercano cielo con ‘Volver a Verte’, letra y música del recordado Fernando Terremoto Hijo y que formó parte del disco Solo por eso (Nuevos Medios, 2009).

La Macanita, que coge el testigo en el ciclo de Pedro El Granaíno y se lo pasa a Jesús Méndez, que estará el 26 de agosto, cerró su gran noche por bulerías, entre suspiros de rosas de pitiminí.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN