El tiempo en: Cádiz
03/03/2024  

Libro del corazón

El dorado Omega 3

Cuando se consulta en Internet la palabra Omega-3 hay más de 36.800.000 resultados. Estamos ante uno de los ácidos grasosesenciales más célebres del mundo

Publicado: 30/10/2023 ·
10:57
· Actualizado: 01/11/2023 · 12:49
  • Omega 3. -
Autor

José Manuel Revuelta Soba

Catedrático de Cirugía y Profesor Emérito de la Universidad de Cantabria. Ex-Jefe de Cirugía Cardiovacular del Hospital Valdecilla de Santander

Libro del corazón

Descubriendo el interior del corazón humano, órgano maravilloso, fuente de vida e investigación de calidad

VISITAR BLOG

El cuerpo humano precisa de tres tipos de ácidos grasos del grupo omega-3: ácido eicosapentaenoico (EPA), ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido α-linolénico (ALA). Los ácidos grasos EPA y DHA se encuentran en abundancia en los pescados grasos, las algas marinas y el fitoplancton, mientras que el ALA forma parte de algunas plantas, como las nueces, aceite de soja y semillas comestibles. Tras su consumo, los complejos procesos físicos y químicos que tienen lugar dentro de nuestro organismo para obtener energía -metabolismo- sintetizan e incorporan los ácidos omega-3, que controlan la cantidad excesiva de triglicéridos y fosfolípidos perjudiciales. Los alimentos naturales sin procesar, procedentes de algunos peces y algas, contienen abundante cantidad de ácidos omega-3. Por el contrario, algunos alimentos manufacturados que incorporanomega-3 tienen el inconveniente de que este ácido se oxida fácilmente, perdiendo sus propiedades beneficiosas en un corto periodo de tiempo.

Las fuentes más importantes de omega-3 son la caballa, sardina, anchoa, arenque, salmón, atún, pez espada y mejillones, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo habitual de pescado (1-2 porciones por semana, equivalente a 200 a 500 mg/día de EPA + DHA). Tomar varias nueces cada día nos asegura disponer de una cantidad suficiente de ácido ALA de la familia omega-3.

Un mercado colosal

Cuando se analizan los datos macroeconómicos, el marketing y las ventas mundiales de omega-3 sorprende el colosal mercado que se mueve alrededor de esta grasa, fundamentalmente de origen marino. Existen diversas vías de administración -cápsulas, geles blandos, aceites y hasta gominolas-, con contenido muy variado; unos destinados a las mujeres, otros a los hombres, algunos sin trigo, sin frutos secos, con omega-3, omega-6 y omega-9, con jugo de naranja o conteniendo multivitaminas. El mercado actual presenta un amplio abanico de precios que varían desde 79,85 a 8,75 euros por envase, en los que se informa sobre sus ventajas y supuestos beneficios para la proteccióndel corazón, el cerebro, los huesos y articulaciones, ojos, piel, cabello o las uñas; al parecer, su consumo habitual previene también de la diabetes tipo 2, e incluso de algunos tipos de cáncer. La pandemia de Covid-19 aumentó mucho la venta de los suplementos de omega-3, por su aparente fortalecimiento del sistema inmunitario y sus propiedades antiinflamatorias.

Europa lidera la demanda de suplementos de omega-3, con un 37 por ciento de la venta mundial. Se han introducido en el mercado nuevas formulaciones de suplementos de omega-3 destinados a satisfacer algunos sectores de la población, como mitigar los efectos naturales del envejecimiento con productos que añaden omega-3, vitaminas, calcio y antiinflamatorios, entre otros. La empresa consultora de mercados Exactitude Consultancy® estima que este poderoso mercado de omega-3 crece a una tasa compuesta anual del 8,5 por ciento (periodo 2020 a 2029), siendo en 2021 de unos 2.000 millones de dólares, hasta alcanzar los 4.190 millones de dólares en 2029.

ventas@exactitudconsultancy.com

Supuestos beneficios del Omega-3

Algunos estudios científicos recientes han demostrado que el consumo habitual de alimentos que contienen omega-3 puede influir en la reducción de la diabetes tipo 2, mejorar la actividad cerebral (demencia, esquizofrenia, trastorno bipolar), desarrollo fetal, fibrosis quística, enfermedad de Crohn, etc. Asimismo, puede reducir la cantidad de colesterol de muy baja densidad VLDL (del inglés, very low density lipoprotein), aunque no afectar otro “colesterol malo” como el LDL (del inglés, low density lipoprotein).

En la actualidad, la mayoría de los estudios acreditados, relacionados con el ácido omega-3, concluyen que se tratan de supuestos beneficios, siendo necesario llevar a cabo nuevas investigaciones, en mayor número de personas sanas y enfermas, y evaluar los resultados a corto y a largo plazo para disponer de conclusiones científicamente válidas.

Omega-3 en el corazón

Los ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) pueden disminuir el riesgo de padecer eventos cardiovasculares a través de varios mecanismos, como la reducción de triglicéridos, propiedades antitrombóticas que disminuyen la agregación plaquetaria, acción antiinflamatoria, antiarrítmica, estimular la vasodilatación, disminuir la presión arterial, o mejorar de la función endotelial -capa de células muy activas que tapizan el interior de las arterias, como las arterias coronarias-.

Algunos ensayos clínicos internacionales con omega-3, como el denominado JELIS, realizado en Japón, mostraron una ligera reducción de los episodios coronarios en pacientes con hipercolesterolemia, pero sus resultados han sido muy discutidos por la falta de un grupo control e inclusión de criterios de valoración potencialmente subjetivos.          

En 2018, tres ensayos controlados aleatorizados examinaron diferentes preparaciones de ácidos grasos omega-3, con resultados muy divergentes, como el ensayo ASCEND (eventos cardiovasculares en la diabetes), ensayo VITAL (mezcla de vitamina D y omega-3) y el ensayo REDUCE-IT (utilizando un ester etílico del EPA). En 2020, otros dos estudios internacionales, ensayo STRENGTH (pacientes con hipertrigliceridemia) y ensayo OMEMI (ancianos con infarto de miocardio),empleando omega-3 de origen marino (EPA+DHA), mostraron resultados nulos para reducir la mortalidad cardiovascular, el infarto de miocardio e ictus cerebral.

Para explorar la heterogeneidad clínica de los ensayos con omega-3, se realizó un interesante metaanálisis que mostró un cierto beneficio con el consumo habitual de omega-3, animando a los investigadores a explorar, más a fondo,estos efectos beneficiosos del omega-3 sobre el corazón y el sistema cardiovascular dela población general.

https://doi.org/10.1016/j.eclinm.2021.100997

Este año, un grupo de científicos daneses ha descrito que encontraron menor riesgo de eventos cardiacos y vasculares con el consumo habitual de omega-3 marino (variedades EPA y DHA), mientras que no pudieron demostrar ningún beneficio con omega-3 vegetal (variedad ALA). Las controversias sobre los posibles beneficios del ácido graso omega-3 no han acabado.

https://doi.org/10.1007/s00394-022-03081-w

La información científica disponible pone de relieve que los principales ácidos grasos de la familia Omega-3 (EPA, DHA y ALA) suponen un beneficio para la salud en general y el sistema cardiovascular en particular. Sin embargo, no deben atribuirse a este famoso ácido graso mayores propiedades beneficiosas de las que la Ciencia pueda demostrar, particularmente, cuando se trate de fuentes de información interesadas. Este colosal negocio posee una sombra protectora muy extensa, capaz de disipar cualquier evidencia científica que niegue o mitigue los supuestos beneficios del consumo habitual de suplementos de omega-3 para nuestra salud.

En este sentido, debemos tener claro que nuestro corazón recibe suficiente cantidad de omega-3 con una buena “caballa asada con piriñaca”.

 

José Manuel Revuelta Soba

Catedrático de Cirugía. Profesor Emérito de la Universidad de Cantabria

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN