Quantcast
El tiempo en: Cádiz
Miércoles 10/08/2022  

Lo que queda del día

Extrapolar, el verbo de moda

Cualquier líder del PP quiere extrapolar ahora mismo el modelo de Moreno al suyo propio, visto que, en términos resultadistas, es más efectivo que el de Ayuso

Publicado: 25/06/2022 ·
11:51
· Actualizado: 25/06/2022 · 17:01
  • Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo.
Autor

Abraham Ceballos

Abraham Ceballos es director de Viva Jerez y coordinador de 7 Televisión Jerez. Periodista y crítico de cine

Lo que queda del día

Un repaso a 'los restos del día', todo aquello que nos pasa, nos seduce o nos afecta, de la política al fútbol, del cine a la música

VISITAR BLOG

La noche del 19J no solo ganó Juanma Moreno. También lo hizo GAD3. La fiabilidad de la encuesta realizada a pie de urna revalorizó en cuestión de dos horas a la firma de Narciso Michavila y contribuyó a poner en valor la importancia de los sondeos independientes, que es lo mismo que desterrar de un plumazo el discurso perdedor de “la única encuesta válida es la del día de las elecciones”.       

Otro debate al margen es si la profusión de encuestas publicadas durante la campaña contribuyen a generar un estado de opinión y una tendencia de decisiva influencia sobre el electorado, especialmente el indeciso, aunque siempre que neguemos el hecho de otra realidad: la expectación que generan como parte del “espectáculo” de unas elecciones.

A escasos días de las votaciones oí quejarse al respecto a una de las candidatas por la provincia. La proyección de los resultados le era adverso, obviamente, aunque a la postre pudo comprobar que su problema no estaba en las encuestas, sino en los colectivos que le habían garantizado un voto que solo sirvió para levantar castillos en el aire.

El sondeo publicado por este periódico, a cargo de Social Data, fue el tercero más fiable de entre los 17 que vieron la luz en plena campaña electoral y el que mejor predijo la oscilación de votos entre derecha e izquierda, con un margen de error de solo el 0,8%. Como para no tomárselo en serio entre tanta cara de duelo. Pero, sobre todo, como para no tomárselo en serio a partir de ahora, después de que se haya depositado más fe en la corrección del margen de error de cada estudio que en la propia estrategia electoral, calamitosa por igual a ambos lados del Partido Popular.

El envalentonado discurso nacional de Vox, por ejemplo, no ha servido para movilizar al electorado contra ¿quién? ¿Pedro Sánchez?, que no se presentaba; ¿el PSOE?, que no gobernaba; ¿el PP? Y mucho menos fortalecerlo apoyado en figuras como la italiana Giorgia Meloni, a la que solo le faltó que le retrocedieran los micros, como ocurría en los discursos de Hinkel en El gran dictador. Que el relato del PSOE se redujera a impedir que Vox gobernara con ese discurso en Andalucía, solo ha servido para invitar a sus propios votantes a que depositaran el voto en el único candidato que lo podía lograr, Juanma Moreno, al que la izquierda a la izquierda de los socialistas terminó por brindarle el margen que necesitaba para gobernar en solitario con una división tan infructuosa como delirante.

Sospecho que cada uno ha hecho méritos para obtener lo que se merece, y que el pueblo andaluz ha obrado también en consecuencia de lo que cree que se merece, que es conseguir que se le vuelva a escuchar, aunque sea una vez cada cuatro años. Pero también toca ahora una segunda lectura, la de un futuro inmediato que no sabemos si nos merecemos, pero que sí es el que pretenden merecerse los partidos políticos. Y para ello parecen haber descubierto el verbo extrapolar.

No descarten llegar a aborrecerlo, ya que desde el 19J todo pasa por extrapolar. Lo quiere hacer Alberto Núñez Feijóo: extrapolar el modelo de Juanma Moreno a España para lograr la mayoría absoluta en las generales. De hecho, cualquier líder del PP quiere extrapolar ahora mismo el modelo de Juanma Moreno al suyo propio, visto que, en términos resultadistas, es más efectivo que el de Isabel Díaz Ayuso. Hablamos, en cualquier caso, de un modelo de perfil, de actitud, vista la nula efectividad del modelo “yerno ideal” que encarnaron con antelación Pedro Sánchez, Pablo Casado y Albert Rivera: mera fachada.

Y, especialmente, se habla de extrapolar los resultados de las autonómicas a nivel local, lo cual no deja de ser un ejercicio de política ficción. De ser efectivo, Ciudadanos habría gobernado en la mayoría de ayuntamientos de la provincia en 2019, como determinaba la extrapolación de votos de las autonómicas de 2018. Ahora, según el ejercicio de realidad virtual, es Vox quien tiene la llave. Será que en el metaverso no hace falta estructura para ganar unas elecciones. Será que lo de extrapolar solo cobra sentido en realidades paralelas, por mucho que esté de moda.

TE RECOMENDAMOS