Quantcast
El tiempo en: Cádiz
22/05/2022  

sociedad

Los padres del niño asesinado en Lardero, personados como acusación particular

Aunarán bajo la misma dirección letrada la acusación particular y la popular, en representación de la asociación Clara Campoamor

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Aidental company
  • Traslado del acusado.

Los padres de Álex, el niño de 9 años asesinado el pasado 28 de octubre en el municipio riojano de Lardero, se han personado como acusación particular en el caso, que se sigue en el Juzgado de Instrucción número 2 de Logroño.

En una nota, la abogada Alicia Redondo ha informado este jueves que, junto a la procuradora Eva Feriche, asumirán la defensa y representación procesal de los padres.

De este modo, aunarán bajo la misma dirección letrada la acusación particular y la popular, en representación de la asociación Clara Campoamor.

El presunto asesino, Francisco Javier Almeida, un hombre de 54 años vecino de Lardero, quien estaba en libertad condicional desde abril de 2020, se encuentra en prisión desde el pasado 31 de octubre.

El 28 de octubre de 2021, el pequeño Álex jugaba en un parque de Lardero disfrazado de "la niña del exorcista" por la fiesta Halloween y, según los datos iniciales de la investigación, el detenido se lo llevó con engaños, tras lo que dio la alarma una niña.

El padre de una de las dos menores a las que el hombre había intentado días atrás llevarse a su casa subió, según los testigos, a la casa de Almeida, situada en las inmediaciones del parque, y, cuando le abrieron la puerta, le vio con el niño en brazos y dijo que se había "desmayado".

Los servicios sanitarios no pudieron reanimar a Álex, quien se encontraba inconsciente y muy grave y murió allí mismo.

Tras pasar cuatro días en prisión provisional, comunicada y sin fianza en la cárcel de Logroño, Almeida fue trasladado al centro penitenciario de Segovia, donde sigue internado.

El 17 de agosto de 2023 se extinguía la condena que se le impuso por el asesinato y agresión sexual a una joven agente inmobiliaria en Logroño en 1998, por lo que fue condenado a 20 y 10 años de prisión, respectivamente.

Con anterioridad, en 1993, fue condenado a 7 años de prisión por otro delito de agresión sexual y se encontraba en libertad condicional cuando acabó con la vida de niño de Lardero. 

TE RECOMENDAMOS